Ahora leyendo
Guasón: otra romantización del patriarcado violento

*Este artículo contiene spóilers

Debo admitir que estaba un poco predispuesta. Hasta diría que tenía ganas de problematizar la majestuosa encarnación del horror que Joaquin Phoenix trae a esta edición del Guasón de DC Comics aclamada por muchos. De por sí ya me es imposible tener una experiencia únicamente estética con una película taquillera, sobre todo una “de superhéroes”, que a estas alturas de la posmodernidad son indistinguibles de los villanos, por lo mismo de que son tiempos post-nietszcheanos “más allá del bien y del mal”. 

Y hablo en masculino intencionalmente, no me refiero a “superhéroes y superheroínas”, las películas contemporáneas de superheroínas merecen un análisis aparte. Cuando acudo al cine a estas películas, siempre es por un profundo morbo antropológico que me posee al ver que una cinta empieza a ser alabada por las personas que se reconocen a sí mismas como educadas, críticas e incluso, “de la resistencia”.

Siempre me da curiosidad analizar qué mecanismos narrativos, estéticos, retóricos y simbólicos emplearon los directores y guionistas hollywoodenses para llegarle a estas y a las demás personas, para entender lo que realmente me interesa: sus fines políticos. ¿Qué quieren que me vaya pensando y qué quieren que me vayas sintiendo? En este comentario no me interesa hablar sobre otro tema, no quiero hablar desde mis gustos ni de la película como obra de arte, que reconozco lo es y una muy potente. Me interesa leer la película en su contexto social y político que tendrá impacto y relevancia mucho más allá de su contenido, desatando un fenómeno Joker que estará necesariamente plagado de saltos y simplificaciones y en el que participarán personas que ni verán la película. 

Iba preparada para sentirme física y psíquicamente mal al final de verla, lo cual se cumplió, pues soy de esas personas que no tiene estómago para lo que implica ponerte en el cuerpo (algo que la cinta logra muy bien) de un asesino en sangre fría, que disfruta matar (aunque sea sólo a personas “malas”). Y eso es el Guasón, en resumidas cuentas.

Sí, podemos quedarnos con los logros estéticos y artísticos de la película. Podemos quedarnos en la empatía por su historia y por su salud mental, pero ¿acaso no eso nos ayuda a ignorar que se convierte en un asesino en sangre fría y asimismo a ignorar todas las personas oprimidas y con trastornos psíquicos que NO encuentran la felicidad anhelada cuando se ponen a matar gente?

También nos podemos quedar en la romantización de la violencia justiciera que lo poseen a él y a las multitudes (sobre todo masculinas) de las clases populares al final de la película y que nada es capaz de contener. La línea discursiva de la película deja claro que quiere evocar movimientos de protesta social legítima y reivindicadora y no, por ejemplo, a los adolescentes en Estados Unidos que llegan con ametralladoras a sus escuelas, aunque el Guasón corresponde mucho más a la segunda categoría. La mayoría de la gente crítica que conozco no romantizaría ni justificaría a estos individuos, aunque también hayan sido abusados y/o tengan patologías. 

Sí, el Guasón es víctima de la sociedad, es moldeado y creado por la sociedad. Pero también es un hombre cuya humanidad se reivindica a partir de que decide convertirse en un asesino. No niego que el Progenitor, tanto de esta sociedad hipócrita y malvada como del mismo Arthur, es representada por la figura de Wayne. Sin embargo, la violencia brutal y cruda no es monopolio de nadie ni distingue clases sociales cuando invade los cuerpos de las personas, como los adolescentes del barrio que descargan toda su ira sobre el cuerpo del patético Arthur Fleck al principio de la película. Los hijos que se rebelan a sus padres opresores siempre corren el riesgo de convertirse en ellos, como nos queda claro desde Zeus y Cronos.

El Guasón y la violencia hacia las mujeres

También iba preparada para encontrar un “hilo negro” subyacente misógino. No me la pusieron tan difícil sinceramente: fue fácil identificarlo en el papel que su madre, Penny Fleck, tiene en el desarrollo y el mismo génesis de la historia. Porque una de las “malas” personas a las que mata Arthur es su propia madre, sí, la misma que al principio de la película es lo más preciado de su vida, su brújula, su sol (sí, estoy evocando intencionalmente el amor romántico).  

Las primeras violencias empiezan siempre en casa. Y casi siempre son producto de un embarazo no deseado, de una violación del cuerpo y del proyecto de vida de una mujer. Una violación que se empieza a efectuar en su infancia con los roles de género (a menudo ni se concibe que esa mujer pudiera haber tenido en algún momento un proyecto de vida distinto al de ser madre), pero este análisis se obvia completamente, siempre, como si estuviera de más.

Como si la mujer hubiera decidido embarazarse, decidido estar con parejas abusivas, decidido ser precarizada y enloquecida por las traiciones y abandonos de los hombres. El guion de la película es impecable, cada palabra e imagen está conscientemente elegida. Así que no es casualidad que en los archivos sobre el caso de Arthur declararan que Penny “permitió” que su pareja abusara de él (de ella misma también claro, pero lo importante es que dejó que lo abusaran a él). ¿Lenguaje revictimizante, anyone? Las madres de estos heroicos criminales, vengadores de las clases más aplastadas y abusadas, nunca son madres empoderadas ni madres por elección. 

Las mujeres de hecho casi no figuran en la película, las únicas relevantes son Penny y la vecina de Arthur, cuyo papel de sostén emocional y erótico sólo se cumple en la imaginación de él, fantasía que se rompe cuando aparece repentinamente en su sala, aterrorizándola a ella y a su hija. ¿Pero realmente no la mata? ¿O solo no nos lo muestran? ¿No querrá desquitarse contra todas las madres que lo miran con sospecha y miedo cuando se acerca juguetonamente a sus hijos? La película nos deja claro que las mujeres no son relevantes, son casi invisibles: están demasiado ocupadas cuidando, siendo cuidadas, o camufladas en el mundo de los hombres, siempre en un papel subordinado. Eso sí, aún en su irrelevancia e impotencia logran tener suficiente culpa para merecer ser asesinadas.

Una rápida búsqueda en Google me permite ver que la mayoría de las reseñas aceptan la narrativa de que, en efecto, Penny estaba loca y nunca tuvo un hijo con Thomas Wayne. Y es que está tan naturalizado no creerle a las mujeres como culparlas por los abusos que sobreviven. El mismo Arthur, quien empieza a enloquecer por la ira que siente ante la posibilidad de que su madre fue humillada y él negado, solo necesita la palabra del poderoso millonario para dar fe a todo lo que descubre en el hospital psiquiátrico, como si un hombre rico no pudiera falsificar unos documentos y mandar callar a una mujer.

La misma peli nos da una pista de que la historia no es del todo así, cuando Arthur encuentra un mensaje romántico detrás de una foto en la casa de su madre, aludiendo claramente a Thomas Wayne y, al menos, presenta una ambigüedad sobre lo que pasó, pero pocas reseñas lo mencionan y pocas personas con las que platiqué lo percibieron. Mi teoría es que lo pasaron por alto porque es más incómodo y difícil creer que Penny decía la verdad, así como pasa en la vida real con las mujeres. 

Arthur sufrió abusos toda su vida y prefiere culpar a la única mujer que POSIBLEMENTE y EN UN PASADO fue responsable de ellos. Asesinarla es lo que termina de romper sus lazos afectivos con la humanidad así como su centro de gravedad moral, lo que nuevamente reafirma la idea machista de que los hombres necesitan a una mujer (madre o esposa, o unos hijos paridos por alguna mujer) para no ser unos sádicos asesinos. También fue el momento en el que perdió mi empatía.

Otras formas de resistir sin barbarie

El componente estético de la película, plasmado por la música, la fotografía y la actuación, nos deja con la certeza corporal de que esta película se siente y se vive, no se piensa. Sentimos la atmósfera lúgubre y las convulsiones y los espasmos del Guasón en nuestro cuerpo.

Pero si resistimos un poco a dejarnos llevar por los recursos de la música, la actuación y la foto, y nos ponemos analizar, podríamos concluir que en vez de esforzarnos por entender a los sádicos y asesinos y cómo les fallaron sus madres, deberíamos estarnos enfocando en entender cómo se mantiene el sistema que sigue produciéndolos, que no es controlado por las mujeres y mucho menos por las madres.

Debemos voltear a ver a las personas que resisten diario a la opresión y a la violencia SIN convertirse en monstruos: las mujeres organizadas, los pueblos indígenas organizados, la resistencia kurda en Siria y un sinfín de ejemplos más. Que la oscuridad de la película no ofusque nuestra percepción de estas otras resistencias. No me preocupa por parte de quienes ya están conscientes de ellas.

Me preocupan los niños y las niñas que crecen mamando el individualismo y tienen más relación con YouTube que con sus madres. Aunque la película no sea para niños, indirectamente está dirigida hacia ellos, por ser una película de una saga de cómics de superhéroes. Y no me preocupa únicamente esta película, al contrario, me preocupa que la tendencia en el entretenimiento y el arte sea de un grado tal de violencia que esta película entra en la categoría de “no tan grave” y seguramente a muchos niños y niñas les parecerá “leve” comparado con lo que encuentran navegando por ahí.

Me preocupa la normalización y la estetización de la violencia como tendencias generales en nuestra sociedad que en el fondo representan una debilidad del alma. Se necesita más fortaleza para ser amable que para ser cruel.  

Sí, el villano principal es Wayne y los hombres como él, quienes realmente controlan el sistema y se benefician de él. Y sí, es una peli sobre un villano, ni modo que sea feminista. Mi análisis no obvia estas realidades. Simplemente no me parecen suficientes razones para dejar de ver críticamente el personaje y el mensaje de la película que no es para nada inocente. 

Aunque no haya sido la intención de la película, muchos, sobre todo hombres y niños, están elevando al Guasón de Joaquín Phoenix a un estatus de héroe y símbolo de la resistencia contra la hipocresía y la autoridad de hombres como Wayne. Y a las mujeres nos está distrayendo del hecho de que ninguno de esos dos prototipos de hombre sirve de un carajo para reconstruir el mundo.

Ver comentarios (19)
  • El Joker solo quiere ver arder al mundo no recontruirlo , ” no hay nada más peligrosos que alguien que quiere hacer del mundo un sitio mejor ”
    Banksy

  • Por favor antes de que hablen de la romantizacion de la violencia contra las mujeres y bal bla bla, la pelicula trata de un origen (joker no tiene un origen oficial) de uno de los monstruos mas sadicos del DCU, en los comics el personaje a hechos cosas mil veces peores, te recomiendo que leas the Killin Joke de Alan Moore y Joker de Brian Azarrello, para que te hagas una idea del verdadero Joker.

  • Es interesante esta critica, aunque creo que se apoya en el desconocimiento del personaje. Primero, cualquiera que eleve a “heroe” a un personaje como el Joker es alguien que no lo conoce, porque el tipo es el diablo encarnado, sin ningun tipo de remordimiento y sin ningun tipo de objetivo mas que el regocijo en su propio sadismo. Lo que paso en nuestra sociedad, con gente diciendo que Wayne es el villano y Arthur el heroe es un reflejo de lo que pasa en el film; pero no deberiamos olvidar que Gotham esta tan podrida que estos “heroes” consideran justicia dejar a un niño de unos 11 años huerfano y peor aun, asesinar a sus padres delante de sus ojos. Por otro lado existe una teoria de que la historia esta contada por Arthur (los relojes por ejemplo marcan siempre la misma hora, la perspectiva de la pelicula es siempre a traves de los ojos del Joker, etc.); lo cual explicaria la “villania” de Wayne y las justificaciones sobre el protagonista.
    La ambigüedad respecto a que un millonario pudiera falsificar los registros es un punto hermoso que tiene la historia porque, si bien es cierto; si vamos al comic entendemos que es igual de posible (y probablemente mas plausible) que efectivamente Penny estuviera loca.
    Se me escapa lo que decis de la madre que no queria ser madre (tal vez lei rapido el analisis y entendi mal) pero ella lo adopta, por lo que efectivamente tenia un plan de maternidad y creo que tratandose de una mujer que, supuestamente en algo parecido a los 70’s fue madre soltera, la obra toma distacia de la misoginia. Es mas, incluso muestra como una sociedad patriarcal y prejuiciosa puso obstaculos a esa madre y como eso desencadeno conflictos en la crianza de ese niño. Hay una falta de protagonismo femenino pero los hombres son todos desagradables. Hay que entender que, aunque la pelicula muestre a una mujer loca no quiere decir que todas las mujeres son locas, ni que la ausencia de mujeres relega al sexo femenino a un segundo plano (la pelicula esta contada por un psicopata, asesino y violador; en unos supuestos 70’s en una etapa de crisis social en la sociedad y esperamos mujeres fuertes en su historia?).
    Tampoco hay una glorificacion ni estilizacion de la violencia. Siempre que ocurre se muestra cruda y sucia y te deja sintiendote mal.

  • La película misma pone en jaque lo que dices de “hacerlo héroe”. En la escena de Joker contra Murray, cuando Murray lo confronta.

    Faltaron otros 2 personajes femeninos importantes (ambas psicólogas)

    Por último, sí se nota que entraste predispuesta a encontrar cualquier cosa que se le pueda encontrar, ya que esta es una película de cómo Arthur pierde lo que le queda de sanidad.

    PD: me encantaría saber por qué las películas de superheroes y las de superheroinas deben ser analizadas de forma separada.

  • Facepalm!

    Las películas no se tratan sobre moralejas o mensajes, las películas se tratan sobre situaciones humanas y solamente eso.

    El mensaje o la moraleja que puede quedar en el público después de ver una cinta es una visión personal, cada quien la interpretará a su manera.

    Por ello es absurdo andar criticando el “mensaje” de una película.

  • Pues no, soy feminista y atacar así la película de me hace la idea loca de que las mujeres no la cagan. Si hubiera matado mujeres hubiera entendido el sentido misógino, pero no. La idea de que haya madres que permiten abusos es una realidad, el incluso hay quienes inicialmente los.niegan. Negarlo es absurdo y no es machista

  • Me parece una crítica forzada sin conocimiento del cómic ni del Joker ni del mensaje que Joaquín Phoenix y el director quisieron mostrar con esta película, te dejo una crítica mucho más adecuada que hizo Moore de lo que significa este Joker para nuestra sociedad., Además no olvides el personaje tenía síndrome postraumático por esos abusos que tenía guardados en el subconsciente, en cuanto salen es muy obvio que se iba a descargar contra su madre aunque no fuera culpable y contra la sociedad y el sistema.

    https://www.facebook.com/24674986856/posts/10156278766436857/

  • Aquí la crítica de Michael Moore:
    On Wednesday night I attended the New York Film Festival and witnessed a cinematic masterpiece, the film that last month won the top prize as the Best Film of the Venice International Film Festival. It’s called “Joker” — and all we Americans have heard about this movie is that we should fear it and stay away from it. We’ve been told it’s violent and sick and morally corrupt — an incitement and celebration of murder. We’ve been told that police will be at every screening this weekend in case of “trouble.” Our country is in deep despair, our constitution is in shreds, a rogue maniac from Queens has access to the nuclear codes — but for some reason, it’s a movie we should be afraid of.

    I would suggest the opposite: The greater danger to society may be if you DON’T go see this movie. Because the story it tells and the issues it raises are so profound, so necessary, that if you look away from the genius of this work of art, you will miss the gift of the mirror it is offering us. Yes, there’s a disturbed clown in that mirror, but he’s not alone — we’re standing right there beside him.

    “Joker” is no superhero or supervillain or comic book movie. The film is set somewhere in the ‘70s or ‘80s in Gotham City – and the filmmakers make no attempt to disguise it for anything other than what it is: New York City, the headquarters of all evil: the rich who rule us, the banks and corporations for whom we serve, the media which feeds us a daily diet “news” they think we should absorb. This past week, a week when a sitting President indicted himself because, in true Joker style, he was laughing himself silly at Mueller’s and the Dems’ inability to stop him, so he just quadrupled down and handed them everything they needed. But even then, after ten days of his flaunting his guilt, he was still sitting with his KFC grease-stained nuclear codes in the Oval Office, so he told
    Captain Sketchy to fire up the helicopter, the sound of its blades revving up, meant only to alert the reporters to scurry outside for the daily “press conference” — Trump walks outside into the deafening cacophony of the whirlybird and publicly and feloniously asks the Peoples Republic of China to interfere in our 2020 election by sending him dirt on the Bidens. He and his magic carpet of hair then walked away and, other than the citizen howls of “CAN YOU BELIEVE THIS?!”, nothing happened. As “Joker” opens this weekend, Joker, Jr. Is still still sitting at John F. Kennedy’s desk in the Oval Office on the days he shows up to work, dreaming of his next conquest and debauchery.

    But this movie is not about Trump. It’s about the America that gave us Trump — the America which feels no need to help the outcast, the destitute. The America where the filthy rich just get richer and filthier.

    Except in this story a discomfiting question is posed: What if one day the dispossessed decide to fight back? And I don’t mean with a clipboard registering people to vote. People are worried this movie may be too violent for them. Really? Considering everything we’re living through in real life? You allow your school to conduct “active shooter drills” with your children, permanently, emotionally damaging them as we show these little ones
    that this is the life we’ve created for them. “Joker” makes it clear we don’t really want to get to the bottom of this, or to try to understand why innocent people turn in to Jokers after they can no longer keep it together. No one wants to ask why two smart boys skipped their 4th-hour AP French Philosophy class at Columbine High to slaughter 12 students and a teacher. Who would dare ask why the son of a vice-president of General Electric would go into Sandy Hook Elementary in
    Newtown, CT and blow the tiny bodies apart of 20 first-graders. Or why did 53% of White women vote for the presidential candidate who, on tape, reveled in his talent as a sexual predator?

    The fear and outcry over “Joker” is a ruse. It’s a distraction so that we don’t look at the real violence tearing up our fellow human beings — 30 million Americans who don’t have health insurance is an act of violence. Millions of abused women and children living in fear is an act of violence. Cramming 59 students like worthless sardines into classrooms in Detroit is an act of violence.

    As the news media stands by for the next mass shooting, you and your neighbors and co-workers have already been shot numerous times, shot straight through all of your hearts and hopes and dreams. Your pension is long gone. You’re in debt for the next 30 years because you committed the crime of wanting an education. You have actually thought about not having children because you don’t have the heart to bring them onto a dying planet where they are given a 20-year death-by-climate-change sentence at birth. The violence in “Joker”? Stop! Most of the violence in the movie is perpetrated on the Joker himself, a person in need of help, someone trying to survive on the margins of a greedy society. His crime is that he can’t get help. His crime is that he is the butt of a joke played on HIM by the rich and famous. When the Joker decides he can no longer take it — yes, you will feel awful. Not because of the (minimal) blood on the screen, but because deep down, you were cheering him on – and if you’re honest when that happens, you will thank this movie for connecting you to a new desire — not to run to the nearest exit to save your own ass but rather to stand and fight and focus your attention on the nonviolent power you hold in your hands every single day. Thank you Joaquin Phoenix, Todd Phillips, Warner Bros. and all who made this important movie for this important time. I loved this film’s multiple homages to Taxi Driver, Network, The French Connection, Dog Day Afternoon. How long has it been since we’ve seen a movie aspire to the level of Stanley Kubrick? Go see this film. Take your teens. Take your resolve.

  • múltiples factores, circunstancias van deshumanizando al personaje, nos muestra el padre que abandona al hijo, una mujer obligada a ser eternamente madre, de un hijo cada vez más desconcertante, no idealicemos a una madre, ella lo llamaba happy, nunca le aclaró su nacimiento, y en la carta se aprecia que tiene expresión y caligrafía coherente, su parte mujer sigue creyendo que el padre de su hijo la iba ayudar cuando que ella misma reconoce que le hizo firmar unos papales. Ser mujer u hombre en esa sociedad tiene su alto precio

  • Yo vi todo lo que decís y es lo que la película quiere y logra hacer. Ambigüedad, como la vida misma. Cuando hay abuso de un niñe de quien es la responsabilidad? De la madre presente? Del padre ausente? Del enfermo que abuso del niñe? De la sociedad que crea y permite que estos enfermos estén sueltos? Es de todes. Y eso muestra el joker. La empatia que sentimos la mayoría con el personaje es porque nadie es malo porq si. Sino por favor estudia un poco respecto al comportamiento humano. Y también sentimos empatia porq a los enfermos mentales también se los estigmatiza desde todos los ámbitos. Tu crítica es para mí personalmente apática. Apática hacia el enfermo. Apática hacia la enferma. Apática hacia el pobre. Apática hacia la madre soltera. Apática hacia la chica que viaja sola de noche y el guason a su modo defiende. O te olvidas que primero mata para defender a una mujer de un abuso por hombres? Y el machismo es una realidad existente de la que hay q hablar. La tenemos que ver en películas. En series. En nuestras casas. Y el machismo también es cosas de mujeres. Saludos

  • Si logré ver “el otro lado” de la pelicula. De hecho algo raro sentí cuando vi que mato a su madre y no a su “padre” por las cosas hechas…
    Ahora tengo todo más claro en palabras.. y creo que no hay que casarse con las películas.
    Fue una pelicpel excelente, Joaquín es un artista… Pero hay que ver estás cuestiones “secundarias” porque terminan metiéndose en el inconsciente colectivo.
    Salud

  • En primera la movie no es secuela de dc , segunda yo creo que el maltrato viene de una mujer trastornada que dejo vulnerable así hijo abuso psicológico entre mas , obviamente hubs crecer mal psicológicamente. Y hablando de joker ese mata parejo , morra la neta de cine de culto no sabes ni madre mejor ponte a hablar del aborto y esas cosas sobre tu causa la neta saludos desde Baja California north .

  • Se me hace muy problemática la forma en que abordas la película porque desprecias una de las variables estructurantes de la trama de la película. Hay psicoanalistas que consideran que Arthur es básicamente una mezcla de dos psicopatologías: la psicosis y la esquizofrenia, y diria que la primera de las dos es la estructurante de la trama. El mensaje de la película es muy, MUY lacaniano: Tiene una madre pero el padre está forcluido totalmente, expulsado.

    Pensemos sobre el problema de consistencia de la película. Tenemos el primer ejemplo con Arthur imaginándose felicitado por Murray, el segundo cuando Arthur está en la casa de la vecina y esa escena muestra que nunca se besaron. Y para completar, pensemos en la escena final, al revelarnos que tal vez la película fue toda un chiste, macabro pero chiste (el comentar el tema del chiste en la película da para mucho pero no es mi punto ahora).

    Que Arthur esté buscando al padre todo el rato (en Wayne o en Murray) es bastante importante. Que despues de leer el reporte de la mama no recuerde nada también. Que no recuerde a Wayne o que incluso no tenga en el reporte ningun origen es importante. ¿Que está encarnando la figura paternal? La ley, la norma (Aunque cabe destacar que la puede encarnar cualquier persona sin importar si es del sexo masculino o femenino, es una funcion). La figura paternal encarna algo fundamental del proceso comunicativo: la introduccion de un significante amo.

    Lacan dice que el inconsciente es resultado del lenguaje. Cuando la persona en su infancia es introducida en el lenguaje, se le introduce a una red de significantes que solo en cadena se otorgan sentido entre sí (basicamente es la idea de signo de Ferdinand de Saussure aunque invertida por Lacan). Para que esa cadena se establezca, la norma, la funcion paterna, debe otorgar una invocacion, un tú, un “nombre-del-padre”, que basicamente es un significante que en sí mismo no significa nada pero ata toda la cadena significante fijandola y dandole un sentido concreto (esta anudacion se realiza a partir del objet petit a pero no me extenderé en eso aca que si no nos demoramos todo el día). Ahora, cuando uno reconoce ese significante amo, uno reconoce que puede establecerse un mensaje, revisado por un código y unas normas, para enviarlo y ser aceptado (por el Gran Otro, el tesoro de significantes, la norma). Si no es aceptado, pues se rechaza el mensaje y ya, pero cuando en los chistes del tipo de juego de palabras se revela que los significantes tienen el significado que tienen por una arbitrariedad y que no es un saber completo, se revela la falta del Otro.

    ¿Que le pasa a Arthur? Ese nombre del Padre es expulsado de la red de significantes. No lo conoce, no es invocado, no tiene un “Yo” dado simbólicamente, y como no lo tiene, no puede ni develar la falta, ni detener la cadena de significantes en algun “punto de fijeza”. Por eso no sabe qué pasa, alucina, no puede conectar con el Otro porque este lo abarca totalmente sin ningun punto de distincion y fijeza. Y al ser asi, no puede ni emitir mensajes aceptados por el codigo ni recibir mensajes que el pueda interpretar. Por eso puede matar, bailar despues, y despues avergonzarse, y despues volver a hacerlo, reaccionar impulsivamente, o recibir con dulzura la llamada de invitacion de Murray y despues decirle que es un mierdas en la cara.

    Por otro lado, creo que hay que asumir tambien un debate foucaultiano en esto y es que la violencia no puede seguir siendo vista siempre desde la logica angelical de “matamos porque somos los buenos”. No, el joker es un caso tambien de alguien oprimido, como lo es la gente que esta encerrada en manicomios y psiquiatricos, como la gente deprimida que es medicalizada hasta no poder más, y en ellos tambien hay un potencial revolucionario. No hagamos revolucionarios como el joker, pero tampoco nos dediquemos a hacer la revolucion para volver a encarcelar a la gente que no se acomode. No seamos estatales.

  • Antes que nada es importante resaltar que construir opiniones no debe ser exclusividad de especialistas a las salas de cine nos invitan a todos sin exámen de ingreso.

    Me parece oportuno la crítica sobre todo desde el contexto latinoamericano, la película y sobre todo la mercadotecnia que hay detrás nos condiciona a considerarla una expresión de arte con un trasfondo socio-político a favor de la luchas sociales.

    Qué se terminan desdibujando en el cliché de los vándalos violentos y desadaptados que son fácilmente manipulados en este caso un trastornado mental y reivindicando hasta martirizandolo al cuarto poder los medios de comunicación.

  • Vaya, ¿no se sabe que hay toda una historia previa que dio cabida a esta película?

    ¡Que “”crítica”” tan más sobreinterpretada! ¿Habría que contar los minutos en los que salen mujeres en todas las películas actuales versus los minutos en los que salen hombres? ¿Esa es la “equidad de género”?
    Oigan, ¡hay que iniciar una solicitud en change.org para que ya no haya hombres protagonistas en las películas! De paso también pedimos que no se escriban papeles de mujeres “”malas”” o “”enfermas””, ¡porque sólo existen ONVRES malos!

  • Hola! Me parece acertado el análisis aunque discrepo en varios puntos. Para iniciar, hay que tener claro que el Jocker siempre se ha visto como un personaje machista, eso se ha reflejado también en su relación con Harley Queen. En ese sentido, creo que el problema no es de producción sino de percepción; es decir, a mí me gustó la película y tan pronto salí de la sala hablé con mi novio del tema y los dos tuvimos la misma percepción de que quedaba la duda e inmensa probabilidad de que la madre decía la verdad y que Wayne aprovechó su salud mental para engañar y abandonar a su hijo. Muy probablemente muchas personas simplemente optaron por no creer en la mujer. Pero entonces, la película, el guión y la trama, dan las herramientas para hacer el análisis, el problema es de qué capacidad de análisis y crítica tenemos en la sociedad y por ende qué percibimos.

    Por otra parte, sí me parece importante darnos una vuelta por la realidad de estos personajes, del análisis porqué y qué los llevó a actuar de esa forma y de su contexto social. Ahí también aplica la capacidad de análisis y crítica del receptor que permita, inferir que así como el guasón tuvo una cadena de sucesos que lo llevó a esas decisiones, él fue víctima, su madre también lo fue. Aunque si, esa frase exacta que dices ” su madre permitió que lo abusaran” tiene la intensión de culpar la a ella por no actuar como la sociedad espera que actúe una madre. Sin embargo, yo lo veo como en la realidad-y más en la época en la que tuvo lugar la historia- Siempre, se culpa a la madre, que dónde estaba la mamá cuando violaron a la hija, que por qué los deja encerrados cuando va a trabajar que por qué lo dejó al cuidado de éste, que para qué trae hijos al mundo si no tiene dinero para cuidarlos bien. Entonces, simplemente creo que los guionistas acogieron esas mañas de la sociedad para estructurar su historia.

Deja un comentario

© 2019 FemFutura. Derechos Reservados.

Scroll To Top