Ahora leyendo
Mujeres periodistas bajo dos fuegos

Mujeres periodistas bajo dos fuegos

FemFutura
Mujeres periodistas sufren violencia

En este reportaje realizado durante la Mediatón #VocesEnAlza de Chicas Poderosas México se presentan testimonios de mujeres periodistas del Estado de Guerrero, una de las entidades que se enlista en los primeros lugares de peligrosidad para el ejercicio periodístico en México.

Por: Deyadira González, Ketzalli Rosas, Norma Montiel, Scarlett Arias. // Mentora: Evelia Montaño.

En años recientes, en México, se ha vuelto más común encontrar en los distintos medios de comunicación, información sobre la violencia contra las mujeres. Historias desgarradoras que dan cuenta de la sociedad machista y misógina en la que vivimos, en las que se muestran el dolor y la búsqueda de la justicia: la desigualdad y la exigencia por el respeto a los derechos humanos.

Son hombres y mujeres periodistas quienes investigan y cuentan esas historias. Son hombres y mujeres periodistas quienes esquivan la violencia generalizada en el país, que cambia de acuerdo con la región o espacio desde donde están contando. Y ahí, es donde hay un fuego al que hacen frente quienes ejercen el periodismo en su diario quehacer: a la censura, la corrupción, la precarización laboral, la violencia sociopolítica; situaciones que les sitúan en contextos adversos para desempeñar su labor.

Sin embargo, hay otro fuego más al que se enfrentan solamente las mujeres periodistas, ese que se enraiza en la misma información que cubren: la violencia de género, el machismo, la misoginia… que las coloca frente a riesgos adicionales o específicos al momento de realizar su trabajo.

Son las mujeres periodistas quienes viven una doble condición de riesgo debido a que su género las coloca en desigualdad frente a los hombres, se explica en el informe Herencia de un sexenio: Simulación y desplazamiento. Violencia contra mujeres periodistas 2012-2018, elaborado por la organización Comunicación e Información de la Mujer A. C. (CIMAC).

Además, como se puntualiza en este informe: “viven violencia estructural que reproduce sistemáticamente discriminación, opresión y exclusión contra ellas. Estas condiciones de vulnerabilidad se acentúan cuando se invisibiliza su labor como profesionales que ejercen su derecho a la libertad de expresión”.

Por eso, la combinación de estos factores permite que cuando ocurre una agresión contra una periodista, se generen consecuencias en su vida privada, laboral, económica y social.

De acuerdo con otro informe Mujeres periodistas y libertad de expresión. Discriminación y violencia basada en el género contra las mujeres periodistas por el ejercicio de su profesión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y de la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión, “la violencia contra las mujeres periodistas por razón de género se manifiesta de distintas maneras: asesinato, violencia sexual, acoso sexual, intimidación, abuso de poder y amenazas basadas en el género”. Estas son sólo algunas de las manifestaciones de violencia más comunes.

“El hecho de no mirar lo que ocurre con las mujeres periodistas, lo que genera es una enorme vulnerabilidad”, dijo Lucía Lagunes, directora de CIMAC, en mayo de 2019 en la presentación del informe Herencias de un sexenio. En esta, destacó que en México se registraron un total de 448 casos de violencia contra mujeres periodistas entre diciembre de 2012 y diciembre de 2018; es decir, un 222% más que en los seis años precedentes.

Los ataques a la labor de las mujeres periodistas, los presenta el informe de CIMAC: 87.68% de los casos tuvieron que ver con violencia psicológica, seguida de la física con un 35.07%, 7.11% la sexual, y 2.61% la económica. Las agresiones más comunes documentadas fueron: intimidación, amenazas, hostigamiento, bloqueo informativo y campañas de desprestigio.

Con base en estas premisas, presentamos testimonios de mujeres periodistas del Estado de Guerrero, una de las entidades que se enlista en los primeros lugares de peligrosidad para el ejercicio periodístico en México.

Así lo demuestra la organización Artículo 19, la cual documentó 249 agresiones a periodistas, de enero a junio de 2019, de estas, 56 fueron a mujeres periodistas; 22 del total de agresiones han sido en Guerrero.

Es en esta entidad del país, donde las mujeres periodistas ejercen su labor en un contexto de violencia generalizada y también han sido violentadas, golpeadas, atacadas para desacreditarlas, amenazadas y revictimizadas por cuestiones de género; y por eso presentamos sus historias, para entender ese doble fuego al que se enfrentan para realizar su trabajo periodístico.

Como dice el informe de CIMAC: “mientras los analistas de riesgo consideren que la perspectiva de género es llenar un documento con datos sobre número de hijos o sexo de la víctima, los expedientes de las periodistas no contarán con la información necesaria para que se les asignen medidas de protección acordes a la situación que viven. Esto impedirá desarrollar una protección efectiva, que se traduce en preferir otorgar medidas de protección física en vez de incluir medidas integrales que atiendan la salud física y emocional, la inclusión social, el bienestar de las familias y el entorno social de las comunicadoras”.

En este podcast de cuatro episodios pueden conocer sus historias:

Brenda Escobar

Fue agredida físicamente y amenazada de muerte, durante un juicio oral en el nuevo Sistema Penal Acusatorio, por familiares del presunto responsable en el caso de un feminicidio. Es el primer caso en el estado de Guerrero que se logra judicializar por agresiones contra una mujer periodista.

Carmen González

Fue violentada debido a campaña de desprestigio por alcalde del municipio de Tlapa de Comonfort. Forma parte del Mecanismo Federal de Protección a personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.

Karla Galarce

Fue víctima de violencia digital por bots del gobierno municipal de Adela Román luego de la publicación de una nota sobre la cabalgata de Día de Muertos en el puerto.

Estos falsos seguidores en Twitter y en Facebook, la denostaron con palabras como “chayotera” y “puta”. También hicieron un meme que circularon en grupos de WhatsApp, lo que sigue vulnerando su vida, y mantiene un impacto duro en el ejercicio de su labor periodística. 

“María Cruz”

Testimonio bajo seudónimo, por autoprotección, sobre las condiciones vulnerables en las que ejercen su profesión y oficio las mujeres periodistas en la Tierra Caliente de Guerrero que es una de las zonas silenciadas por grupos criminales en la entidad y en el país, y que han optado por autocensura como método de autoprotección en esta región permeada por la violencia.

Agradecemos a las compañeras periodistas de Guerrero su labor, compromiso y confianza para, con su testimonio, juntas alzar la voz.

Este reportaje fue creado de forma colaborativa en el Mediatón #VocesEnAlza de Chicas Poderosas, donde 100 mujeres que trabajan en medios provenientes de 17 estados se reunieron en noviembre en Ciudad de México para contar historias sobre el acoso contra las mujeres y niñas.

Este mediatón fue posible gracias al apoyo de Google News Initiative, la Embajada de Estados Unidos en México, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y el Centro Cultural de España en México. Para ver todos los proyectos creados en el Meditan #VocesEnAlza, visita este link.

Este artículo fue publicado inicialmente en el portal Distintas Latitudes, con ilustraciones de Alma Ríos, y se reproduce aquí con el permiso de una de las autoras.

Ver comentarios (0)

Deja un comentario

© 2019 FemFutura. Derechos Reservados.

Scroll To Top