Ahora leyendo
Por las Semillas Libres: No a los OGM en el Perú

Por las Semillas Libres: No a los OGM en el Perú

Anónima
OGM Perú carta abierta transgénicos

Por: Emma Villar

Les escribimos una carta abierta donde queremos principalmente compartir con ustedes nuestra preocupación por el futuro, porque sabemos que todas estamos implicadxs con el planeta tierra. 

Porque nuestros pies pisan tierra, porque nuestra alma es de agua y nuestro corazón es fuego, sobre todo porque más que humanxs somos lxs guardianes de la tierra.

Se ha hablado muchísimo sobre los Organismos Genéticamente Modificados (OGM), y hasta ahora muchos lugares de América Latina mantienen una ferviente batalla contra la llegada de los transgénicos. En mayo 2020, Bolivia abrió sus puertas a cultivos transgénicos como el maíz, el algodón, la caña de azúcar y el trigo.

Siguiendo esta tendencia, temo por la decisión que el Perú tendrá que realizar en abril 2021, cuando la renovación de la ley que protege a este país contra los transgénicos sea puesta en debate. Por eso, en esta carta vamos a compartir con ustedes diferentes posturas e informaciones que encontramos en lecturas y sitios webs para comprender qué es lo que está en juego.

Nos mantenemos firmes en contra del MONOPOLIO abusivo de Monsanto, Bayer y otras multinacionales sobre la agricultura y el saber ancestral. Invitamos a las lectoras a analizar las consecuencias históricas, sociales, económicas y culturales de la introducción de los Organismos Genéticamente Modificados (OGM) en Abya Yala, y a resistir su propagación y dominación en el territorio.  

Una semilla industrial protegida, una diversidad natural destruida 

El Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionado con el Comercio (Acuerdo sobre los ADPIC o, en inglés, TRIPS), es el Anexo 1C del Convenio por el que se crea la OMC. Según el Artículo 27.1: las patentes podrán obtenerse por todas las invenciones, sean de productos o de procedimientos, en todos los campos de la tecnología, siempre que sean nuevas, entrañen una actividad inventiva y sean susceptibles de aplicación industrial”.

Es así como los OMG gozan de esta protección, por ser considerados invenciones tecnológicas de uso industrial. “Cabe destacar que el gran problema de las patentes en materia de biotecnología consiste en que se está patentando una materia viva, que ya existe en la naturaleza y que tiene la capacidad de autoreproducirse”.

A MANTENER VIVAS LAS CULTURAS CON SEMILLAS MÁS HUMANAS

A los tecnocráticos les queremos hacer varias preguntas:

  • ¿El código genético que han inventado luego de horas y horas de trabajo debería remplazar la historia cultural de la tierra en la que son introducidos?
  • ¿Los años y años de trabajo intelectual y práctico por parte de los locales son tomados en cuenta con la introducción de estas semillas?
  • ¿Es legítimo que estas semillas producidas en un laboratorio remplacen las diversas técnicas y conocimientos locales, campesinos e indígenas?
  • ¿Y las mesas de diálogo entre estas multinacionales y las poblaciones que serán afectadas por sus decisiones se realizan sin dinámicas de poder y opresión?
  • ¿Cuáles son las consecuencias de la técnica occidental en la cultura local?

Reivindicamos y exigimos que la agricultura tenga en cuenta la particularidad de la tierra, el tamaño de las parcelas de los agricultores, las condiciones geográficas, climáticas y sociales de los territorios. Reivindicamos la autogestión de estas poblaciones, quienes son las mas equipadas y adecuadas para analizar las particularidades de su propio territorio y saben lo que es mejor para la comunidad.

“Estas personas son cultivadores: para ellos las plantas son tan importantes, tan familiares como los seres humanos. Personalmente, nunca he vivido en una granja y ni siquiera estoy seguro de reconocer las begonias de las dalias o petunias. Las plantas, como las ecuaciones, tienen la traicionera costumbre de verse iguales y ser diferentes, o verse diferentes y ser iguales. Como resultado, me confundo tanto en botánica como en matemáticas. Por primera vez en mi vida, me encuentro en una comunidad donde los niños de diez años no son superiores a mí en matemáticas, pero también estoy en un lugar donde cada planta, silvestre o cultivada, tiene un nombre y un buen uso definido, donde cada hombre, mujer y niño conoce cientos de especies. Ninguno de ellos nunca querrá creer que soy incapaz, aunque quiera, de saber tanto como ellos. ” Bowen, pág. 22.

“Para desarrollar técnicas, a menudo largas y complejas, que permitan el cultivo sin tierra o sin agua, transformar semillas o raíces tóxicas en alimento, o incluso utilizar esta toxicidad para la caza, la guerra, el ritual, se ha necesitado, sin duda, una actitud mental verdaderamente científica, una curiosidad asidua siempre alerta, un apetito de saber por saber, porque sólo una pequeña fracción de observaciones y experiencias podrían dar resultados prácticos e inmediatamente utilizables “. Claude Levi Strauss; Pensamiento Salvaje, pág. 23

Justicia económica para el campesino

Corrupción

Hasta el momento, la siembra de transgénicos en Brasil no se ha legalizado a través de una ley, sino únicamente a través de Medidas Provisionales otorgadas por el presidente Lula, ante hechos consumados. Desde 1998, Monsanto ha estimulado el ingreso ilegal de soya RR al Brasil, especialmente desde Argentina.

El Estado más afectado por la contaminación genética es el Estado de Río Grande del Sur, a pesar de que se declaró libre de transgénicos. Monsanto estaba sembrando para el futuro. Inmediatamente después que se aprobó la medida provisional (2004), Monsanto demandó que se le pague las regalías por el uso ilegal de las semillas genéticamente modificadas de soya transgénicas en el Brasil. Se calcula que el 30% de la soya sembrada en Brasil es RR, y la producción del 2003 fue de 49,6 millones de toneladas, lo que significa cifras muy interesantes para Monsanto, en términos de regalías.

A proteger la madre de las semillas: La Pachamama

¿Cuál es el precio humano, ecológico y económico de los OGM?

Petróleo

Los fertilizantes químicos están hechos a base de petróleo (2 toneladas de petróleo para cada tonelada de fertilizante).

Tierra

Empobrece el humus de la tierra, altera el ecosistema natural y la diversidad de especies. 

Esta comunidad del suelo o edáfica consiste, pues en una red de vidas entrelazadas, cada una de ellas relacionada de alguna manera con las demás: los seres vivos dependen del suelo, pero el suelo, a su vez, solo es un elemento vital de la tierra en la medida en que en su seno florezca esta comunidad. (…) ¿Es razonable suponer que podemos aplicar un insecticida de amplio espectro para matar los estadios larvarios excavadores de un insecto destructor de cosechas, por ejemplo, sin destruir también los insectos “buenos”, cuya función puede ser esencial en la descomposición de la materia orgánica? Se ha ignorado en gran medida la verdadera naturaleza del suelo”. Rachel Carson, La primavera silenciosa, pág. 57.

Los transgénicos demandan igualmente une irrigación intensa, la que tiene como consecuencia la desertificación del suelo y la eliminación de nutrientes esenciales a la vida de las plantas.

Los fertilizantes y pesticidas, base de los OGM, contaminan el agua subterránea, ríos, lagos, y muchas veces terminamos consumiendo estos productos cancerígenos y peligrosos para nuestra salud (35% de los cánceres están ligados a la alimentación.)

Peón del mercado mundial y del modo de producción capitalista neocolonialista

La introducción de transgénicos en Perú podría significar igualmente que Perú se convertiría en maquila de transnacionales que producen granos para animales de otras transnacionales.

El problema afecta a los animales, la biodiversidad y el planeta tierra de dos maneras.

  1. Al permitir la introducción de transgénicos, las transnacionales siembran cultivos de soya para el consumo de la industria alimentaria, principalmente bovina. Estamos indirectamente apoyando a uno de los sectores industriales que mas contaminación genera en el mundo.
  2. La introducción de transgénicos como la soja contribuye a la deforestación, y a largo término provocan los incendios forestales como los que vive la Amazonia actualmente. La biodiversidad del pulmón de nuestro planeta está en juego. 

Señala el diario El tribuno que: Brasil es uno de los principales exportadores de carne vacuna del mundo. Según el Departamento de Agricultura de la Unión Europea, cerca del 20% de las exportaciones mundiales provienen de este país. Para satisfacer la alta demanda de los mercados, la industria brasileña necesita de más espacios y recursos para el ganado. Como consecuencia, se generó más deforestación con el fin de cultivar más soja para exportación (es el alimento de vacas, pollos, cerdos y otros animales que componen la dieta rica en proteína animal).

Sabemos que la quema es una práctica común de agricultores y ganaderos para “limpiar” el terreno. Pero lo más preocupante es que el actual discurso del gobierno brasileño incentiva a la industria ganadera a continuar con su expansión en la selva amazónica.”

Contaminación de los cultivos

Los cultivos genéticamente modificados, resistentes a herbicidas, son prácticos para los agricultores en el sentido que les permite hacer uso de un solo herbicida (generalmente el glifosato) que elimina la mayoría de las malas hierbas pero que no daña el cultivo.

Estas variedades se plantan desde finales de los años 90 en países como Estados Unidos y Canadá, y parece que los agricultores las escogen porque les hace la vida más fácil a la hora de controlar las malas hierbas. O les hacía la vida más fácil, porque como en la vida todo evoluciona, las malezas ya han desarrollado resistencia al glifosato.

Cada año se descubren más especies de malas hierbas que se han vuelto inmunes a este herbicida, lo que está creando serios problemas a los agricultores. Por ejemplo, en el estado de Georgia (EE. UU.), hay casos de agricultores que han perdido la mitad de sus campos de algodón transgénico debido a la colonización de las malas hierbas.

¿Qué pasa con los derechos de un agricultor que no tiene obligaciones contractuales con Monsanto u otros, pero que sus plantas son infectadas con genes patentados?

¿Qué prevalece, la propiedad sobre la tierra o la propiedad intelectual de las patentes? ¿Porqué alguien que no tiene ninguna relación contractual con Monsanto tiene que estar obligado a asumir el 100% de los costos y la responsabilidad para mitigar los daños de genes patentados incontrolables? 

La decisión de los jueces está obligando a todo agricultor, aun cuando no haya firmado ningún contrato con Monsanto, a aceptar responsabilidades legales si denuncia que ha sido víctima de contaminación genética. Esto significa que el mismo principio puede aplicarse a cualquier agricultor que siembre cualquier cultivo del que se haya desarrollado variedades de las patentes transgénicas.

¿Puede un solo evento de contaminación, convertir a los campesinos que guardan semillas contaminadas en delincuentes?

Aparentemente sí. La única forma que tienen los agricultores de resolver sus problemas de responsabilidad penal es por medio de destruir sus propias semillas; todas, porque no hay manera de que los agricultores puedan distinguir entre semillas contaminadas y no contaminadas (en el caso de las semillas resistentes al herbicida Roundup, esto podría determinarse aplicando el herbicida a las plantas y ver cuales son resistentes).

Resistir

El Perú, y todos los países, necesitan asegurar su soberanía alimentaria y dejar de depender de una lógica de transporte internacional para alimentar a la población. Lógica que claramente no funciona, ya que no todos tenemos acceso rápido a algún distribuidor. El Perú necesita revalorizar el trabajo rural y agrícola, fuente de riqueza única y de respeto de la madre tierra.

Unas pocas compañías tienen el monopolio de la agricultura, lo que quiere decir que controlan uno de los niveles mas básicos de la condición humana: la alimentación.

Hagamos votos para que esta moratoria se convierta en una prohibición definitiva, como lo ha hecho Ecuador. ¡Protejamos nuestro patrimonio genético y nuestra diversidad!

Para mayor información puedes consultar Transgénicos y patentes, punto de vista jurídico.

Ver comentarios (0)

Deja un comentario

© 2019 FemFutura. Derechos Reservados.