Ahora leyendo
Tatuadoras: Conoce a Dulce y la técnica del hand poke

El hand poke es una técnica del tatuaje la cual consiste en realizarlo a mano, es decir, sin utilizar máquinas. Una de las ventajas es que es menos agresiva a la piel, aunque puede ser un poco lento de realizar y se necesita más paciencia. Platicamos con Dulce, una tatuadora quien se ha enfocado en desarrollar esta técnica. Bajo el lema “nuestros cuerpos son lienzos que merecen ser escuchados”, Dulce nos muestra otra manera de acercarnos al tatuaje y nos cuenta cómo comenzó este interés.

Hace dos años me encontraba en un viaje introspectivo, donde me hice mi primer tatuaje hand poke, gracias a eso se despertó mi interés y empecé a investigarlo por mera curiosidad, ya que tengo un gusto peculiar por todo lo relacionado a crear arte con las manos, de manera directa. Después empecé a ponerlo en práctica conmigo misma y con amigos. Imagino que ese fue el motivo por el cual no me interesó en un principio hacerlo con máquina.  

Mi motivación surgió de poder plasmar lo que en mi imaginación se proyectaba sobre un lienzo tan majestuoso como es la piel de las personas. Viví un tiempo en Tulum, Quinatana Roo, fue un periodo de reencontrarme. En el camping donde me hospedaba llegó una chica alemana llamada Sonja, quien hacía esta técnica, por lo cual decidí tatuarme con ella. Fue una experiencia totalmente diferente a todos mis tatuajes pasados. En ese momento revoloteó todo el interés en mi cabeza por saber más de ese arte, aunque ya sabía de su existencia, no creía viable poderlo realizar tan fácilmente. 

Gracias a ese primer tatuaje y lo que implicó no padecer un martirio (como regularmente sucedía cada que me tatuaba), viví una experiencia muy hermosa que me despertó el interés, así que comencé a investigar más y más, hasta llevarlo a la práctica. En general, todas las mujeres son un buen espejo para mi desarrollo, no solo en el área del tatuaje.

¿Qué es el hand poke?

Es una técnica un poco más modernizada respecto del tatuaje ancestral, en el que se utilizaban productos naturales como espinas, huesos, ramas, pigmentos naturales, etcétera. El hand poke utiliza material especializado para tatuaje, se hace con higiene y hay posibilidad de realizar una diversidad de diseños. Se hace utilizando una aguja punto a punto, con la fuerza y pulso directos de la mano. Se necesita de mucha paciencia.

Me encanta que esta técnica permite muchas maneras de trabajarla, por lo general a mi me agrada realizar diseños en línea y puntillismo. Cabe mencionar que es una técnica mas tardada que con máquina, por obvias razones. 

Para mí, la experiencia de un tatuaje significa la pérdida del miedo, la valentía y el amor al arte, podría decir que es como un lienzo inigualable, un lienzo con vida.

Me gusta tatuar porque me permite llegar a altos grados de concentración, es un campo amplio de experimentación y comunicación. Implica compartir experiencias con otras personas y crear una historia única, recapitulando algún momento o memorando algún gusto. 

¿Es distinta la experiencia de tatuarse con una mujer?

Hay bastantes hombres que realizan técnicas antiguas del tatuaje como en el tebori, que es el tatuaje tradicional japonés. Pero considero que mantener una tradición va de la mano con la búsqueda del conocimiento ancestral, el regresar a los orígenes, mantener lo tradicional o manejarnos con sutileza y delicadeza, es algo que considero más característico entre mujeres.

Creo que en el tatuaje no hay una línea fija que determine una cosa u otra, es un campo muy diverso. En mi propia experiencia, con los veintitantos tatuajes que tengo en mi cuerpo, solo cinco fueron realizados por mujeres y fue una experiencia totalmente diferente: más amable, más tranquila, en confianza, menos dolorosa. Esto lo menciono ya que creo que considerar una relación entre el tatuaje y lo femenino es totalmente aceptable, se requiere de paciencia, de delicadeza, de amor.  

En este tiempo he aprendido/notado que esta labor de tatuar implica no solo lo estético de los diseños, sino también la vibración y energía que tienes con tu tatuador, uno llega siempre a donde le correspondía.

Talleres de tatuajes

Respecto de los talleres que he impartido, los considero como una experiencia de autoconocimiento, ya que es un proceso en el que se requiere enfrentarte a ti mismo y a tus emociones, pues te generaras dolor, marcas tu piel y es necesario salir de tu zona de confort. Simplemente harás algo nuevo que implica una disciplina, rompes con el patrón de la cotidianidad en la que a veces nos sumergimos.

Hay muchas experiencias, cada una de ellas únicas, cada taller que he impartido aprendo también de todos, existe diversidad de personas y motivos por los cuales cada uno asiste. Han participado desde las personas más distraídas hasta las más enfocadas, desde personas temerosas hasta personas muy seguras de sí mismas. Lo hermoso de todo este proceso es como tod@s llegan a la misma meta, cada uno a su manera y sentimiento, pero al final quedan satisfechos de saber que lograron algo de manera muy personal y se van con un aprendizaje nuevo.    

A veces el mayor miedo para tatuarse es la permanencia de un tatuaje, que en un futuro ya no les guste o ya no sientan lo mismo por lo cual lo hicieron, pero creo que cuando te vuelves consiente de que también existe la posibilidad de transformar algo, dejas de perder el miedo a lo eterno. Cabe recordar que todo se transforma, y asumir las consecuencias de una decisión es también crecer, aceptar la responsabilidad de tu actuar o tu gusto en alguno momento, y aceptarte, aceptarlo, es fluir.

Puedes mirar el trabajo de Dulce en su Instagram dul_handpoke y en su página de Facebook.

Ver comentarios (0)

Deja un comentario

© 2019 FemFutura. Derechos Reservados.

Scroll To Top