Ahora leyendo
Tres poemas de Larissa Alcántara

Tres poemas de Larissa Alcántara

Poemujería
Larissa Alcántara poemas Poemujería FemFutura

Domingo

Dejar de ser tristeza

qué importa crecer torcido de una tierra fértil

que da sombra a las tardes de smog

recuperar el nombre y la risa

ofrecer más que costuras de principiante

crecer el amante primerizo de corazón estrellado

porque he vuelto a caer de pie aunque salté al vacío

hay lugares muy cómodos para sufrir, tu ombligo por ejemplo

el charco no es tan grande ni tan hondo, no me gusta nadar

moverme con las ondas que se hacen cuando me hablas.

Lunes

He muerto porque dejé de creer en mí

antes que en esta podrida vida

morí rápido aunque del tiempo sé poco y recuerdo menos

me consumí en cenizas que hoy trazan mi nombre

morí sin luz

y es que el viento no empuja igual

será por la primavera o los huesos rotos

los huecos otros

Morí y maté las ganas en la ausencia

me mató

he muerto al pronunciarlo

morí morí morí

¡Ay corazón, mi corazón!

pero no es el fin de un cuerpo que busca

porque aún en la muerte el sol me calienta

he muerto con la negación,

con la evidente caída en un agujero

al que arrastré la calma hasta romperla.

Mis pechos que toco frente al espejo no son míos

no sé si este cuerpo me pertenece,

se formó en los años

o me fue dado en medio de la confusión

quizá por eso muero sin ojos o afán.

Si volviera a nacer me haría de un grito grande,

de una voz menos tímida donde la palabra no se quiebre

donde no quiera huir de mí y si quiero, pueda hacerlo.

Nacer sin cuerpo que castigue

sólo voz

una que canta

que se pronuncie en la lejanía sin eco,

no escondida sino transparente

como basura en un río sin cause

contra las piedras y los demás

a cuestas del miedo feroz que me habla sin parar.

Viernes

A S que creció en Abril

Que fácil es morir

vivir sin decisiones

complicado creer crecer querer

rescatar del olvido

decir los nudos, deshacer el silencio

doblar el tiempo y las manos

dar paso a lo que no fui: gotitas de rocío,

sombra de medio día,

pies fríos y cerveza oscura.

Mudar la piel a media primavera

reconocerme en aquel retrato que yo misma pinté

siendo tumba, entierro, panteón vacío

para quien muere una mañana,

que ríe a carcajadas naturalmente, nuevamente

después de meses en pausa

que camina y no te mira más.

Si piensas en volver

recuerda que el amor y el arte no se hacen de intenciones,

las palabras más hermosas ya se han dicho

y se derrumbaron como los templos

no porque caen, sino que ya nadie cree en ellos

ni tú en los buenos momentos

cuando los girasoles nos seguían en vez de al sol

y las mejores canciones sonaban de fondo

con el concreto latiendo a nuestro ritmo

¡Porque estaríamos juntos!

¿Por qué estaríamos juntos?

Tu saliva no fue suficiente

aunque te creería si me dices ¡quédate!

no mientes bien, sólo no sé cómo irme

no hay más oxígeno ahora que no estás,

pero respiro mejor.

Vamos a jugar a buscarnos,

al no encontrarme

entenderás lo poco que me conoces,

no imaginas que me escondo en cama, siempre.

Y aunque es obvio, nunca me buscaste.

Das la mano sólo para levantarte,

los grillos enmudecen,

ahora escucho el eco en el vacío de tu estómago

y no pienso en gritar,

te cantaría una canción de despedida

con un beso de amor para dejarte la pancita llena y así puedas amar.

Ver comentarios (0)

Deja un comentario

© 2019 FemFutura. Derechos Reservados.